Edificios destruidos

En el afán por buscar fotos impactantes que reflejen el espíritu humano de destrucción, he recorrido muchos lugares por todo el planeta, encontrando dondequiera que fuese señales de esa tendencia a hacer trizas lo que otros han construido.

Fue en Europa del Este que hice estas fotos.

¿El lugar?

Ni lo recuerdo bien ni me interesa.

¿La fecha?

Otro dato que no viene al caso.

Simplemente su vista me sirve como ejemplo de lo que el hombre puede hacer.

Estos edificios a punto de desmoronarse me hicieron sentir insignificante, no sólo por estar a muy poca distancia de su colosal volumen, sino por la sensación de miedo constante de que comenzara a caer mientras los recorría.

Seguramente no quedan registros de quiénes habitaron en su interior; ni siquiera había rastros de animales o alimañas que hayan buscado refugio.

Es ahora, mientras estoy escribiendo esto, que me doy cuenta de que debí haber corrido un gran peligro al aventurarme entre los escombros, porque los animales saben o presienten el peligro inminente y se alejan; los hombres desoimos esos mensajes y cometemos locuras como la que yo cometí al recorrer edificios a punto de caer.

Les muestro y comento las fotos:

Tuve que acercarme para cerciorarme que lo que a la distancia parecía un rostro, no lo era.

Tal vez el alma de la última persona que pisó el edificio antes de su destrucción quedó atrapada en las ruinas y aún no se ha ido.

Sea lo que sea, insisto en que en ese pedazo de muro hay un rostro que grita.

Click en la foto la amplía.

Sigue leyendo

Edificio torcido en el Walmart de Avellaneda

En lo que antiguamente era el mercado de lanares de Avellaneda, que luego fue un depósito de la Municipalidad, se instaló el supermercado Walmart.

Se construyeron además un shóping: el Alto Avellaneda, un gran edificio donde funcionó durante unos años el Sams Club, que era el mayorista de Walmart qua ahora se ha convertido en un Easy y una más modesta construcción para Norauto.

Frente a estos dos últimos comercios, desde hace un tiempo se está construyendo un nuevo edificio.

Click en la foto la amplía

Hasta ahí, nada importante para remarcar, más allá de que va a tapar la vista de estos negocios.

Pero si nos ponemos a un costado, a cierta distancia, la construcción no terminará de convencernos.

Click en la foto la amplía

Parece que estuviera torcida.

Si le prestamos un poco más de atención, veremos que en realidad ¡¡¡ESTÁ TORCIDO!!!

Click en la foto la amplía

Si no pueden dar crédito a sus ojos, simplemente cuenten la cantidad de filas de ladrillos a la derecha y a la izquierda.

No soy arquitecto ni ingeniero, pero tengo la sensación de que un edificio torcido no es lo mejor para construir.

¿Será que nadie se ha dado cuenta?

No sé qué es lo que van a poner allí, pero me parece inseguro.

Manga, animé y más en el Jardín Japonés

Mi vieja cámara digital dijo basta y tuve que comprarme una nueva.

El domingo 14 fuimos con Tere a Palermo para probarla y ver qué clase de fotos podía sacar con el nuevo modelo.

Nos decidimos por el Jardín Japonés y hacia allí fuimos.

Poco antes de llegar, nos encontramos con dos señoritas de las que no se ven habitualmente en Buenos Aires.

Hatsune Miku (derecha) – Click en la foto la amplía.

Nos llamó un poco la atención, pero sabiendo que a pocos metros se encontraba un sitio que cultural y visualmente representa a Japón, pensamos que sería más o menos algo normal por allí.

Nuestra sorpresa no tuvo límites cuando al llegar vimos a través del cerco que adentro había algunas personas más vestidas como personajes de manga y animé.

Imaginamos que podríamos “robar” algunas fotos a estos personajes y decidimos entrar.

No eran algunas personas más. Eran muchas.
Sigue leyendo

Nuevo diseño del sitio y muestra fotográfica

Aprovechando que tenía que cambiar el estilo de mi sitio, elegí un tema de WordPress que me permite poner fotos en la cabecera.

Decidí que podía utilizar fotos que he venido sacando desde hace algunos años y que estaban quedando casi en el anonimato de mi PC.

Más de una persona me había pedido que subiera mis fotos como lo venía haciendo hasta el año 2009 en Flickr.

Este tema de WordPress me permite subir la suficiente cantidad de imágenes como para que tengas la oportunidad de ver siempre que entres o que actualices el sitio fotos diferentes.

Creo que hay para todos los gustos, y espero que gusten.

Incendio en Avellaneda

Anoche escuchamos muchas sirenas de bomberos que se detenían cerca de mi casa.

Al mirar por la ventana trasera, pudimos ver llamas y humo saliendo a no mucha distancia.

Subimos a la terraza -yo con la cámara en la mano- para ver qué era lo que estaba pasando.

En un primer momento pensé que sería de un lavadero de autos que está por la Av. Belgrano y que quizás algún vehículo estuviera incendiándose. Pero no; un par de minutos después, pude comprobar que por concentrar mi atención en las llamas, no me había dado cuenta de que veía las luces del lavadero y que el fuego era unos metros más lejos.

Supuse que sería en un lote en el que hace algunos años se incendiaron varias viviendas de madera y que fueron reconstruídas en parte con materiales.

Por la mañana, pude ver que el incendio no había sido allí, sino una casa en el terreno siguiente. Además, me enteré que un taller de cueros también había sido afectado.

Si bien un incendio en una casa es una terrible desgracia, afortunadamente no se produjeron víctimas, y quedó un hombre sin lugar para vivir y sin pertenencias y una mujer y su hija anoche habrán sido evacuadas -imagino- y no sé si pudieron volver al momento en que estoy escribiendo esto.

Los bomberos acudieron rápidamente y en unos pocos minutos sofocaron la mayor parte de las llamas, demorando luego en la remoción de escombros y la extinción de los pequeños focos que quedaron.

Por la mañana había en la calle parte de los materiales incendiados. Por la tarde había bastante más.

Las sensaciones de nosotros, los que estábamos mirando fueron las mismas: impactados por lo imponente de las llamas y espantados por el poder de destruirle la vida a nuestros vecinos. Eso se refleja en los comentarios que hablan de lo malo y hermoso que es. Sobre el final se corta la frase que terminaba más o menos así: … eso es lo terrible, que a pesar de ser tan hermoso sea tan terrible u horrible, no estoy seguro de quél de las dos palabras se usaron.

Si bien conocía a las víctimas sólo de vista, espero que puedan soluciar los problemas que les ocasionó el incidente.

Les dejo las imágenes que pude capturar desde mi casa.