Cofrades del Santisimo Sacramento, Cristo los esta mirando

Cofrades del Santisimo Sacramento - Cristo los esta mirandoClick en la foto la amplía.

Me ha sucedido en más de una oportunidad, que he sacado una foto y mucho tiempo después, descubro que en la foto hay algo que no vi al momento de disparar.

Ya me ocurrió una vez, al revisar (por enésima vez) las fotos que saqué en la carrera de los 200 km de Buenos Aires en el 2005, y que agregué al slide show posteriormente, por lo que quedó en primer lugar.

Lo que fotografié en ese momento no era la actitud ensimismada del chico, sino una foto desde boxes que mostrara lo que es esperar a que alguno de los autos llegue para cambio de piloto o reparaciones. Tenía una foto divertida y durante muchos meses ni me había enterado.

Lo mismo sucedió con la foto que saqué en la Catedral Metropolitana la tarde/noche del 17 de abril de 201, en donde sólo buscaba una imagen de un grupo de personas, de las que no tenía ninguna idea quiénes eran hasta ese momento, pero que me llamaron la atención como para sacar una foto.

La toma es desde el lado opuesto de la nave de la Catedral, sin flash, con un importante acercamiento y “a mano alzada”, factores que contribuyeran a que la toma no fuera lo nítida que me hubiera gustado.

En el grupo, dos están mirando a la cámara, uno parece ensimismado en sus pensamientos y los restantes se encuentran conversando entre ellos.

Detrás está la imagen de Jesús, que pareciera que los estuviera observando.

Siento que alguno de los rostros transmiten un mensaje que yo libremente interpreto, incluyendo a Cristo, que no sólo tiene expresión en su cara, sino que sus manos también me dicen cosas.

Es por estos motivos que publico la foto, no por su calidad técnica, sino por el o los mensajes que pueden transmitir al observador los retratados.

Una pregunta me surge: ¿saco este tipo de fotos sin saber que las estoy sacando, o de alguna manera sé inconcientemente que todo eso está ahí y que en algún momento me daré cuenta?

Gracias a Luis por la marca de agua y un poquito de “fotoshó” blureando las flores.

La Prensa muestra la hilacha

Desde hace unos días, Israel ha decidido invadir la Franja de Gaza y ha entrado a sangre y fuego.

Hoy, martes 22 de julio de 2014, una de las notas de tapa mencionan lo que está sucediendo

Gaza - La Nacion 22-07-14

Cualquier lector desprevenido, puede imaginar que Israel está siendo atacada, porque dice textualmente:

Obama reclama un urgente alto el fuego
Israel perdió 25 soldados en Gaza

Como he insistido en más de un post, no hay que abrevar en una sola fuente.

BBC, el día anterior, 21 de julio de 2014:

Gaza - BBC 21-07-14Click en la foto la amplía.

Y para buscar otra muestra.

El País, el día anterior, 21 de julio de 2014:

Gaza - El Pais 21-07-14Click en la foto la amplía.

Es difícil sacar una conclusión sobre el gusto político del diario La Prensa, ya que como es de público conocimiento es el diario de la oligarquía terrateniente de la Argentina, y es difícil dilucidar si la línea editorial es pro israelí, anti palestino, pro asesinatos masivos…

Lo único que me queda claro es que hay que tener mucha mala leche para resumir en tapa de esa manera la invasión.

Para los que no saben inglés -aunque la imagen es sumamente gráfica- les quiero decir que “Its media” se traduce como “Son los medios”.

Los medios

Por favor, nunca confíen en una sola fuente; y de ser posible, busquen datos de lugares y personas con miradas opuestas entre sí.

Traten de sacar ustedes sus conclusiones.

Interpretar correctamente qué es la Seguridad Vial

Hay leyes que definen qué es Seguridad Vial.

Lo que cumple con las leyes de tránsito y las normas de seguridad, está bien.

Quien siga estas indicaciones probablemente podrá andar por la vida -y las rutas- con mayor seguridad.

Pero para los ¿publicistas? ¿promocionadores? de productos con descuento vía cupones, como los de Big Deal, la Seguridad Vial es otra cosa.

Y si no me creen, vean la promoción que llegó a mi correo hoy a la mañana.

Seguridad vial segun Big Deal

A alguno de los jugadores que está mirando el conductor le pueden sacar tarjeta roja. A él, como mínimo puntos en la licencia de conducir o el volante de su auto de adentro del pecho.

Cómo cantar el Himno Argentino en la cancha

Escribo esto cuando falta muy poco para que juguemos con la selección de Alemania la final de la copa del mundo en Brasil.

Hacía muchísimo que no llegábamos a esta instancia; creo que -salvo algunas excepciones- todos estamos conformes con lo que se consiguió hasta ahora.

Claro que todos soñamos con dar nuestra tercera vuelta olímpica en el Maracaná, pero sea cual sea el resultado, es muy probable que en Argentina se festeje igual.

Escuché en estos días a dos o tres personas que se lamentaban de que no cantemos el himno en la cancha…

Me imagino que todo esto lo habrá iniciado la nota que Diario Popular le hizo al Tata Brown, en donde se queja de que el himno no se canta, se tararea, y cito lo que dijo: “Estoy re caliente porque tararean el himno en lugar de cantarlo” y “Ahora resulta que en la Argentina tenemos que enseñarles a nuestros hijos y a nuestros nietos que el himno se tararea, no se canta más”

Tal vez lo que habría que enseñar, es que el himno sí se canta, y que nunca se dejó de cantarlo.

De lo que Brown tal vez no se dio cuenta, es que desde hace bastante tiempo, en el exterior solamente pasan la introducción de nuestro Himno Nacional.

Lo que se escucha en las canchas, es la parte que no tiene letra.

Y la hinchada, no va a dejar de enorgullecerse de él.

No nos ponen la letra, no importa, tarareamos la intro, que suene como un himno y en la parte final de esa introducción, como un himno de guerra, incluyendo saltitos y la mano que se agita por sobre la cabeza.

Escuchar cantar el himno en la cancha, que miles de personas lo entonen con tantas ganas, hace que el corazón se me estruje, y no exagero. Creo que esta es la mejor versión que uno puede escuchar.

¡Con qué ganas se canta, alentando al equipo y al mismo tiempo sintiéndose orgulloso!

En este mundial, he visto que cuando filman a la tribuna, hay gente que está realmente emocionada. Es más, en una de las tantas cámaras “tribuneras”, le preguntan a un argentino que está llorando después de cantarlo y la respuesta fué más o menos algo así: “… qué querés que te diga, esto me emociona…”

No sé cuándo exactamente empezamos (aramos dijo el mosquito) a cantarlo de esta manera. Acá les dejo una versión del audio de la hinchada argentina en el mundial de Alemania en el 2006.

Así lo cantó la hinchada cuando jugamos contra Irán:

¿Alguien puede decir que acá no se sintió el orgullo y la sangre corriendo por las venas como pide el Tata?

Pero esto no es todo.

Como nuestro himno es largo, cuando se lo extiende, y luego de la introducción ponen el final, la hinchada lo canta, no lo tararea y además pone mucho énfasis el la frase: “…O juremos con gloria morir…”

Y con esto basta, que de tanto escuchar a la hinchada, se me está haciendo un nudo en la garganta.

¡VAMOS ARGENTINA, CARAJO!

¡Fui atacado por un elefante!

… Y sobreviví.

¡¡¡Y no sólo una vez, sino dos!!!

Lo más increíble fue que los ataques se produjeron con 5 años de separación.

El primero ocurrió en el 2009 y el segundo en 2014.

Y si aún no les parece lo suficientemente extraordinario, ambos ataques fueron hechos por el mismo animal.

En ambos casos, la agresión se produjo sin que mediara provocación alguna de mi parte.

Sé que los elefentes son animales que pueden reaccionar con violencia ante lo que en ese momento consideren una situación de peligro potencial o de invasión al espacio que consideran suyo.

Les puedo asegurar que en ninguno de estos casos invadí su territorio.

Si quieren comprobar lo que digo, les muestro las dos filmaciones del primer ataque, del que fui víctima en el 2009.

Sigue leyendo