Sinceramente…

Acabo de escuchar hablar a algunos de mis compañeros de oficina sobre si pagar o no las facturas de gas, de qué había dicho el día anterior el gobierno, que del tope del 400% de aumento independientemente del consumo de igual bimestre del año anterior…

Que no había que pagar, que las facturas eran muy altas, que había que esperar la nueva facturación, porque el tarifazo era demasiado…

No quise entrometerme para no hacerlos sentir mal, pero había quedado muy claro en esta oficina que no había habido aumento de precios –léase inflación– sino que era un lógico sinceramiento, porque todo era demasiado barato y que en realidad se podía pagar por lo mismo un poco más.

¿Debía avisarles que estaban siendo víctimas de un lavado de cerebro?

¿Acaso no sería mi deber avisarles que pensaran un poquito lo que decían, que estaban equivocados?

¿No tendría que hacer que pusieran los pies sobre la tierra y que simplemente vieran la realidad, que no se justificaba que las cosas tuvieran los precios que tenían con el gobierno anterior?

¿No entendieron lo que dijeron González Fraga, la vicepresidenta Gabriela Michetti y la gobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal cuando explicaron que era todo una ilusión, que no es lógico que el laburante pueda tener plata para gastar en vicios y lujos?

Creo haber solucionado el problema, si bien con un poco de cobardía de mi parte, escribiendo esto en mi sitio personal, porque en una de esas, alguno de ellos lo lee y piensa un poquito más a la hora de hablar por hablar, repitiendo lo que le dicen sin siquiera dudarlo y buscando los datos que en internet están a la mano de cualquiera.

O simplemente mirando la realidad.

Está ahí nomás, en otra provincia, otra ciudad, otra calle, otra casa o en la propia, ya que todos estamos sumergidos en esta realidad.

Sólo es cuestión de cuestionarse si lo que nos dicen es cierto.

No sea cosa que nos tomen por boludos… y terminen cagándonos.

Estos son los recortes de pantalla de los medios de donde saqué los datos:

Mentirle a los argentinos

Mentirle a los argentinos

Mentirle a los argentinos

Mentirle a los argentinos

Mentirle a los argentinos

Mentirle a los argentinos

Probando videos con la Canon Power Shot SX60 hs

En la localidad de Merlo, en la provincia de San Luis, Argentina, se encuentra la reserva florofaunística de esa ciudad.

Cartel entrada Reseva Florofaunistica de Merlo

Es un lugar maravilloso para pasar el día contemplando la naturaleza, viendo como Isolina, su guardaparque le da de comer a un águila salveje que baja rauda a llevarse un trozo de carne puesta diariamente allí para ella y para disfrute de los visitantes, o tal vez a los zorros que al oir su voz se acercan, con los recaudos propios de un animal salvaje a recibir también su parte de comida.

La naturaleza está allí para ser disfrutada por los visitntes, con animales que si bien mantienen su distancia, no le temen tanto al hombre y permiten ser observados, fotografiados y filmados.

Los animales suelen tener su propio territorio, y los recorren siempre por los mismos caminos y las pausas las hacen en determinados lugares, que una vez localizados, permiten esperar a que aparezcan y posen allí para nosotros.

Luego de estar disfrutando y por supuesto fogografiando la fauna en una elevación junto a un arroyo que corría entre las rocas, pude observar un colibrí que hacia su recorrido por su territorio, usando siempre los mismos árboles para detenerse un momento.

En cuanto lo escuchaba cantar, sabía que se acercaba y que tendría la oportunidad de fotografiarlo.
Sigue leyendo

2015 – Festejando el 25 de Mayo

Con la excusa de sacar fotos, Tere, mi esposa y yo fuimos hasta la Plaza de Mayo a participar de los festejos por el 205 Aniversario de la Independencia.

Ya en 1973 había participado de la fiesta popular en la vuelta a la democracia, después de 18 años de dictadura cuando miles nos juntamos en la Plaza de Mayo a ver y escuchar al nuevo presidente: Héctor José Cámpora.

Con el tiempo y por diferentes motivos, he concurrido a diferentes marchas, muchas de protesta contra el neoliberalismo, por lo que se podría decir que ya estaba acostumbrado al espectáculo de ver a la gente reunida .

Pero no.

Este país tuvo en muchas oportunidades manifestaciones de apoyo a diferentes presidentes: La Plaza de Mayo con Perón, con el famoso “Aluvión Animal”, la Av. 9 de Julio con cientos de miles en cada oportunidad para apoyar a Raúl Ricardo Alfonsín y a Ítalo Argentino Luder como candidatos a presidente, el Cabildo de Alfonsín, y muchas otras oportunidades más.

Uno piensa que tanta gente unida por un fin loable, apoyando una política a favor del país, con mayorías que otorgaban la victoria a sus candidatos y que querían ver cómo la Argentina volvía a ser un gran país, fueron de una u otra manera traicionados.

La derecha, la ultraderecha, los que tenían intereses muy particulares y a los que el país sólo les servía para obtener más poder hicieron todo lo posible por evitar que la Argentina fuera para todos. Tenía que ser sólo para ellos y quienes los apoyaban desde afuera.

Por eso, el festejo tan criticado (previamente) por el Bicentenario de la Independencia y esta plaza del festejo del aniversario 205 me emocionó.

La alegría de ver a tanta gente festejando y apoyando me emociona y me trae el recuerdo de anteriores marchas atrás.

Espero fervientemente que no retrocedamos, que sigamos avanzando para estar cada día mejor, tener más y poder más.

Y pensar que hace unos cuantos años yo desconfiaba de las políticas de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández.

Tal vez en otra oportunidad cuente cuándo empecé a cambiar de opinión.

Ahora quisiera compartir algunas de las fotos que saqué y que me llenan de orgullo de ser argentino.

Columna de La CamporaEn la intersección entre Av. de Mayo y la 9 de Julio saqué esta foto de una columna de La Cámpora.

Sigue leyendo

Un post emotivo para cerrar el año

No sé en qué fecha ocurrió.

No sé en qué ciudad fue filmado.

No sé qué habrá sido del amo y su mascota.

No sé si decir “amo y mascota” o simplemente DOS AMIGOS.

Ocurrió en Brasil. Un hombre en situación de calle (eufemismo para mencionar a un indigente) tuvo un ataque epiléptico.

Una ambulancia se hizo presente para tratarlo y decidieron llevarlo a un hospital para poder atenderlo como corresponde.

El copiloto, imagino que enfermero o médico, graba al perro del accidentado corriendo junto a la ambulancia, porque no quería separarse de su amigo.

Luego de los comentarios de sorpresa y de algunas risas provocadas por la extraordinaria devoción del perro, deciden detener el vehículo para dejar que pudiera subirse junto al humano con el que compartía su vida.

Al llegar al hospital, dejan la camilla en un pasillo, supongo que esperando que un médico lo atendiera, y el perro, simpre interesado en su humano, se sienta en el suelo, para esperar que todo volviera “a la normalidad”.

La historia queda inconclusa.

Ni el diario La Nación ni el Daily Mail, que origina la nota aclaran qué sucedió después.

Esperemos que ambos pudieran retomar su vida juntos. Lo ideal sería que no fuera viviendo en la calle, pero esa parte me parece más difícil.

Lo importante es reconocer que un perro puede tener sentimientos (no quiero discutir de qué tipo ni nada), que quienes atendieron a la víctima entendieron que quizás no existiía mejor opción que permitir que el hombre y su perro siguieran juntos.

A veces cosas que para muchos son nimias, pueden ser parte de un comportamiento maravilloso.

Los 4, el perro y los tres paramédicos, el que manejaba, el que filmó y el que lo recibe en la unidad, simplemente actuaron bien.

Pensar que a veces ver que se actúa bien parece tan raro…

El video en YouTube.

Los violadores – Capítulo IX

Hace ya mucho tiempo que no escribo nada sobre el tema. La última vez fue a mediados de agosto de 2007.

Ayer llovía por la mañana en Buenos Aires.

Al pasar por Carlos Pellegrini al 700, veo un vehículo utilitario maniobrando sobre la vereda marcha atrás.

No hay entrada de vehículos en esa zona, pero no me asombró en lo absoluto. A esa altura hay un lugar de comidas rápidas llamado Troncheto.

Esta es la foto del local:

Troncheto imagen oficial

Y cuando dije que no estaba asombrado, es porque esta era la tercera vez que veía a esa “camionetita” subida a la vereda.

Eran -como en las veces anteriores, alrededor de las 07:30 y estaba lloviendo.

Los peatones, normalmente buscamos el reparo de balcones, salientes o los aleros con publicidad de los negocios para evitar la lluvia.

Con el vehículo allí, estamos obligados a desplazarnos al medio de la vereda y -para decirlo en criollo- jodernos.

El utilitario marca Fiat, tiene la patente JDC 292 y para reforzar con pruebas lo que digo, aquí está la foto tomada el 02/09/2014 alrededor de las 07:30 como lo dije anteriormente.

JDC 292 Frente a Troncheto cargando mercadería en la veredaClick en la foto la amplía.

Como la función de ese vehículo es cargar comida, en lugar de cubrir las bandejas con plástico para que no se mojen, suben a la vereda, ponen el portón trasero en la puerta del negocio y allí cargan lo que vinieron a buscar y que la gente se corra, porque total, como los días de lluvia parece que los policías no hacen recorrida, no tienen miedo de que les hagan una multa.

Al día siguiente, o sea, hoy, como no llovía, estaban cargando el vehículo tal como deberían haber hecho el día anterior.

JDC 292 Frente a Troncheto cargando mercadería en la calleClick en la foto la amplía.

 Ojalá una foto como la que he puesto sirviese para multar a todos los que han participado de esta violación a las normas de tránsito. Y me refiero no sólo al conductor del utilitario, sino también al local por participar de la infracción.

Seguramente volveré a verlos subidos a la vereda los días de lluvia y si puedo, si tengo la cámara a mano, los voy a seguir fotografiando y agregaré las imágenes nuevas a este post.